Diosas Falaces

Imagen

Soliloquio ígneo

 

Me detuve a hablar con las piedras de ti.

Ellas me cantaron sin consuelo una canción de cuando vivían en el mar.

 

Entre los escombros de una estación de trenes,

hablé con las paredes de ti

Ellas hicieron que manasen folios y vino de sus dermis,

bocetos para balaustradas y capiteles historiados.

 

Volví a casa.

Antes de entrar, caí en cuenta de la naturaleza mortal de la memoria.

y le hablé de mis pensamientos a las campanas del umbral.

Ellas me invitaron a mirar por la  cerradura,

aduciendo túneles de tiempo y premoniciones improbables

solo explicables a través de ella, donde ya no seré de piedra…

ni animal coherente con dedo prensil.

Seré yo:

Semihumano y mutante,

cabeza de porra o nombre de piedra.

Seré tú:

Un tiempo hiriente sin templo, cruz o pirámide.

Serás también nuestras vidas, mi vida.

y hablarás también de mi con las piedras…

cuando ya no esté.

 

Publicado también en Palabra sobre Palabra (ASELCA), comunidad de escritores en lengua castellana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s