Diosas Falaces

Imagen

Un fantasma más

Me he vuelto un fantasma. Yo… que brindaba por ellos alrededor de mesas floreadas cantantes, dos amigos y la sonrisa lúgubre de un camarero mal trajeado.

Soy un fantasma. Uno que camina contigo, te sigue mientras maldices esa sensación y a la que ahuyentas con amuletos de abuela. La casa entera es uno. Tu cara, al contrario, invoca mi nombre frente a los espejos de los que escapas pero no…

De mañana, la fe amanece con el sol. Rezas para que no aparezca sentado por ahí esperando un café frío, pero estoy… con mis gafas empañada y un sueño adormecedor.

  • Te he estado esperando.
  • Yo no. Vete.

Me desvanezco tras el polvo que ilumina unas cortinas entreabiertas. Me buscas mintiéndote que no me buscas. Vas a la cocina y me encuentras a la mesa. No hablo, no miro, no me muevo, solo existo en la inconmensurabilidad de tu mirada.

  • Vete por favor.
  • No puedo.
  • ¿Por qué? Yo no te molesto ni me meto en tu casa. Vete.
  • No es cierto. Ahora estás allá, conmigo.

 

Publicado también en Palabra sobre Palabra (ASELCA) Comunidad de escritores en lengua castellana.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s