Diosas Falaces

Imagen

Idilio remanente

Te perdí bajo la cristalería de mi piel…

Seguí tu rastro salpicado por hojas de hielo quebradizas.

 

Inspiré el último aire oxigenado que tu vida dentro de la mía me

había dejado.

y caí en cuenta que el invierno se agotó.

Me había alimentado con el último vestigio de tu existencia.

 

Te viví y ya no volverás en verano.

Todos saben que lo odio porque me recuerda a mi:

Arduo, seco e insoportable.

Me alimenté de ti y te eliminé de mi cuerpo.

Te dejé en la acera con el agua de la nieve entre las alcantarillas

mezclada con el

sudor frío de mis dedos…

y aún así, siento que –inexplicablemente- voy hacia ti.

 

 

Publicado también en Palabra sobre Palabra (ASELCA) Comunidad de escritores en lengua castellana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s