Diosas Falaces

Días de tierra

Habían sido días celestes;

de aguas pisarrianas en las bocas de las gentes,

de enumeración inevitable en mis pasos.

Todo tenía una meta:

La brújula de la semana y el astrolabio del año.

 

Habían sido tardes verde agua.

Los epistolarios primaverales

no guardaban puntos finales.

El alma se suspendía en péndulos ornados

con grecas, guirnaldas, figuras aladas y un cazador dormido.

 

Por eso…

 

Habían sido noches precoces.

Habías sido tú, la tierra

Y había sido yo… el metal.

 

 Publicado también en Palabra sobre Palabra (ASELCA) Comunidad de escritores en castellano
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s