Diosas Falaces

Imagen

A Itzel

No llores mujercita,

La mesa es tan alta que no llegas;

no es culpa tuya, es de la mesa.

Su irrespeto e ignorancia le impiden inclinarse ante ti y dejar que cojas las cosas que sostiene.

 

No llores niñita,

La puerta no puede cerrarse,

Hay un seguro que la mantiene así,

No lo hacías mal, era la manera correcta.

Sólo que la puerta es tan torpe que olvidó avisarte.

 

No llores princesa…

Sigue durmiendo, sigue soñando…

Perdona, olvidé decirle al sol que salga por el oeste… Debo bajar la persiana, espérame.

No, no estés triste, no demoro.

Así, sonríe.

Buenos días mi mujercita.

Publicado también en Palabra sobre Palabra (ASELCA) Comunidad de escritores en castellano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s