Diosas Falaces

Imagen

Su Belleza Majestad

I

 

Era un vientre anónimo que perdió esa cualidad

cuando un llanto tectónico lanzó magma incandescente o fragmento vital

alcanzándonos a todos

Florales manos rosáceas.

Pétalos de cabello o  garúa nocturna.

Piel limpia y delicada

o  sábana de heno

o nubes de colombos.

Voz abierta o proclamación de la coronación

de la última reina de las hadas.

 

II

 

Era ella, luz blanca que jugueteaba en el interior de su mundo.

dándole la espalda al nuestro -criaturas terrestres-,

contemplando con tristeza, miedo y rabia su antiguo hogar marino.

Luchaba sin saber que era tiempo de mudanza,

como cada estación tiene su momento,

como cada migración tiene sus razones.

III

 

Te esperábamos…

Dormidos y despiertos,

recolectando terracota de Naylamp, hojas de roble ibérico, ámbar de Babilonia,

agua de estanques musicales y guirnaldas celtas.

Adornamos el hogar para que lo sientas tuyo sin echar de menos el vaivén wagneriano de tu pasado.

 

IV

 

Sobre el lecho azul y rosa de nuestro lar, duermes sin dejar de crecer.

Las alas te crecen como hada recién proclamada, regente de tu especie.

Los deditos largos para la defensa de Euterpe en las cuerdas cuando sea hora de guerra.

Hablas, conversas y miras…

Ignoras que estamos a tus pies, Su Belleza Majestad.

 

 

Publicado también en Palabra sobre Palabra. Comunidad de Escritores en Español.

También visible entre los poemas destacados del mes de Marzo 2013 del Club de Escritores de dicha Comunidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s