Diosas Falaces

Imagen

Urbeterno-retorno

Urbe siniestra que compite por alcanzar el mar y su espuma ondulante.

Desde los márgenes de la ciudad hasta su centro,

Desde la cuadrícula primigenia, el castrum a extramuros.

 

 

Yo, Juan,

Vi esa urbe o marejada de cabezas humanas desnudas que se golpeaban entre sí por un aliento de brisa marina.

Allí no se veía el sol, sólo nubes plúmbicas arrojando ácido y gritos de guerra.

El gobierno era el caos

Y el caos la Demos.

La bilis residía en los más caros edificios del país, pero se agotaba cerca al mar y, cerca a las pobres chabolas de óxido.

 

 

 

Yo, Juan…

Vi a las masas romper las barreras, las cárceles, los manicomios…

Vi la sangre rodear toda forma de civilización.

 

Los últimos reportes hablaban que a 10 millas, en una isla, los nativos habían electrificado el perímetro. Los continentales morían en sus playas cuando no habían perecido en el mar o en la red eléctrica de hormigón.

 

 

Hoy me asomé a la terraza de casa. He guardado mis cosas en un baúl que lleva mi nombre, mi edad, mi profesión, mi teléfono y el número de personas que conformaron mi familia. Al llegar a estas letras, decido imprimir este mensaje; luego bajaré las escaleras para unirme a esa masa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s